Testimonios

Infinitas gracias a todos mis clientes-amigos por su valentía, generosidad y entrega durante sus procesos. Sabéis lo orgullosa que estoy de vosotros y cuánto os aprecio. Gracias por vuestros testimonios, de corazón.

(Por razones de confidencialidad aparecen sólo vuestras iniciales. Si queréis que aparezca vuestro nombre completo, avisadme).

“Desde mi experiencia puedo decir que el Coaching me ha ayudado a ser más coherente conmigo misma, con mi yo interior, a darle su oportunidad, a escucharlo y atenderlo como se merece. Esto se traduce en mayor satisfacción, motivación y confianza, y por tanto, en mayor felicidad. Me ha ayudado a tomar conciencia de la responsabilidad de nuestros pensamientos y acciones, los cuales conforman nuestra vida. Me ha brindado las herramientas necesarias para llevar a cabo este trabajo, a veces duro, de apostar por mis objetivos, de actuar y saldar los obstáculos, que no son otros que uno mismo. Supone una guía y un apoyo importantes en cualquier camino que uno decida andar. Esto puede parecer un anuncio, pero no puedo ser objetiva, es como lo siento de corazón.....” A.N
“A través del coaching primero he conseguido afrontar que tenía un problema y que quería superarlo. El ponerme en manos de una profesional y hablarlo de forma seria me ha dado la oportunidad de alcanzar aquello a lo que quería enfrentarme y  conseguirlo.
Durante las sesiones de coaching me ha sido revelado un verdadero tesoro: la capacidad de usar mis propias herramientas, con las que yo ya contaba, y no dependo de nadie para emplearlas a mi favor. Yo soy la única responsable y la que tiene la capacidad para afrontar mis problemas y lo que es mejor, ¡solucionarlos! Mediante las preguntas que me formulaba mi Gloria yo iba generando respuestas a modo de posibles cambios, maneras de actuar, compromisos a los que quería llegar y todo de forma sencilla, sin presiones, natural, claro que no por ello resultó un proceso sencillo porque me estaba enfrentando a mis miedos y esto siempre es duro. Pero una vez superados, algunos en parte, me sentí más capaz, más  liviana, con ganas de enfrentarme a partir de ahí yo misma a cualquier reto que me propusiera. La gran verdad que me ha revelado mi proceso de coaching es que yo soy capaz, solo tengo que ponerme en marcha, actuar y el obstáculo será vencido y alcanzada la felicidad.
Esta frase es la que me repito a mí misma. A veces no cala y entonces la repito, medito, me acuerdo de la sensación que  tuve al lograr algo con ella e inmediatamente me cargo de energía para ponerme a trabajar en el siguiente reto. El resto depende de mí,  de mis acciones, es mi responsabilidad y tengo la capacidad. Todos la tenemos, basta con creerlo.” A.E
“Aquí estoy de nuevo, rumbo al destino que tomé hace ahora ocho meses, pero ahora sin temor, decidida y feliz. Orgullosa por ser capaz de tomar una decisión que parecía difícil, por ser valiente, por dar a mi vida el cambio que en el fondo ansiaba y necesitaba. Sabía cuál era mi meta pero el coaching me ayudó a verla con más claridad, a conocerme y a quererme. Gracias, Gloria, por regalarnos esta herramienta y ponerla a nuestro servicio. Gracias por tu inteligencia para llevarla a cabo.” A.A

Páginas