¿Qué me mueve? - Una misión

Si solo no puedes, si te está costando mucho, no te preocupes, no desesperes. Te entiendo, me reconozco en ti, te respeto y mi misión es escucharte, acompañarte en tu camino, compartir contigo lo que a mí me sirvió, ayudarte para que tu experiencia de duelo sea más llevadera y enriquecedora. ¿No lo crees posible? Te aseguro que lo es, porque yo soy prueba viviente de ello.

Porque vivir supone aceptar la muerte como una realidad intrínseca a nosotros mismos pero nadie nos enseña cómo hacerlo. En eso puedo ayudarte.

Mis creencias y valores, los motores que impulsan mi vida son:

  • El aprendizaje y crecimiento continuos
  • El servicio a los demás
  • La comunicación
  • El potencial humano
  • La satisfacción personal como llave para la felicidad
  • El entusiasmo y la ilusión
  • El respeto al otro y la comprensión
  • El amor como verdad absoluta


La experiencia me ha enseñado que el trabajo con uno mismo abre puertas a estadios de plenitud, concienciación y satisfacción en múltiples ámbitos vitales. Entiendo la vida y al ser humano como una realidad holística, un todo formado por numerosas partes interconectadas entre sí que deben estar en sintonía si queremos que funcionen a pleno rendimiento y en armonía. Así, la relación que tenemos con nosotros mismos repercute directamente en nuestra salud, en nuestro desempeño profesional, en nuestras relaciones personales y en nuestra manera de percibir y entender todo lo que nos rodea.

Mi misión radica en hacer partícipes a los demás de esa verdad en la que creo firmemente, simplemente porque entiendo que ahí está la clave de nuestra eterna búsqueda: la felicidad. Merecemos ser felices y llevar una vida plena. Para lograrlo debemos tomar las riendas y liderarnos a nosotros mismos, siendo capaces de ver más allá, analizando quiénes somos y lo que queremos y movilizándonos para conseguirlo.


¿Qué has venido tú a hacer a este mundo y cómo vas a conseguirlo?