07
Oct.
2015
0
com.

Tengo miedo

Let of go of fear, de Janice Frier.


"Cuando el miedo funciona como escudo contra lo desconocido, los individuos (o las comunidades) nos encerramos en nuestras propias ideas y así, involucionamos. De hecho a lo largo de la historia, las épocas menos prósperas han sido aquellas en las que los individuos nos hemos recluido en conceptos rígidos o alejados del intercambio con lo diferente." Laura Gutman

Realmente la cerrazón, en el sentido que sea, evita el crecimiento y la evolución. La cita de Gutman habla de la historia del ser humano pero si nos llevamos esa afirmación a lo individual podemos comprobar que sucede exactamente lo mismo. Cuando nos quedamos anclados en lo conocido, en nuestra zona de confort, hay poco crecimiento. En cambio, el indagar saliendo de esa zona de comodidad, nos invita a transitar un camino tal vez incómodo a veces pero sin duda más enriquecedor y que siempre arroja luz sobre quiénes somos y qué venimos a hacer aquí.

Cualquier proceso de indagación personal supone un avance en ese sentido, un paso hacia adelante, una salida de la cómoda zona en la que nos hayamos asentados. El confort al fin y al cabo resulta cómodo sólo durante cierto tiempo, y siempre llega un momento en el que la inquietud se instala al lado o encima, dejándonos poco espacio, presionando, asfixiándonos incluso a veces. Hasta que resulta más cómodo salirse del sillón y buscar espacios nuevos, más amplios, en los que instalarnos.

Salir supone ampliar la mirada, comenzar a ver el escenario desde una perspectiva más completa e integradora. Tal vez la clave no esté tanto en encontrar soluciones para lo que nos sucede a diario sino en adquirir esa mirada amplia, en darnos cuenta del beneficio que nos supone mirar así y el beneficio que supone para todos los demás también. Como también dice Laura Gutman:  "el fin no es el bienestar de un solo individuo. Sino que el objetivo descansa en la prosperidad universal. Conocerse a sí mismo sirve para que el conocimiento universal crezca. Recordemos que el propósito siempre es mayor."

Hablando del miedo, una persona muy especial me regaló hace tiempo un texto y me descubrió el libro del que salía. Son los Relatos del viejo Antonio, escritos por el Subcomandante Marcos. Éste en particular habla del miedo y además de compartir el texto, aquí dejo también en audio una narración hermosísima del mismo. El león mata mirando, se titula:


"Me enseñó el viejo Antonio que uno es tan grande como el enemigo que escoge para luchar, y que uno es tan pequeño como grande el miedo que tenga. 'Elige un enemigo grande y eso te obligará a crecer para poder enfrentarlo. Achica tu miedo porque, si él se crece, tu te harás pequeño', me dijo el viejo Antonio una tarde de mayo y lluvia, en esa hora en que reina el tabaco y la palabra."

'El león mata mirando'

El viejo Antonio cazó un león de montaña (que viene siendo muy parecido al puma americano) con su vieja chimba (escopeta de chispa). Yo me había burlado de su arma días antes: 3De estas armas usaban cuando Hernán Cortés conquistó México', le dije. Él se defendió: 'Sí, pero mira ahora en manos de quien está'. Ahora estaba sacando los últimos tirones de carne de la piel, para curtirla. Me muestra orgulloso la piel. No tiene ningún agujero. 'En el mero ojo', me presume. 'Es la única forma de que la piel no tenga señales de maltrato', agrega. '¿Y qué va a hacer con la piel?', pregunto. El viejo Antonio no me contesta, sigue raspando la piel del león con su machete, en silencio. Me siento a su lado y, después de llenar la pipa, trato de prepararle un cigarrillo con “doblador”. Se lo tiendo sin palabras, él lo examina y lo deshace. 'Te falta', me dice mientras lo vuelve a forjar. Nos sentamos a participar juntos en esa ceremonia del fumar.

Entre chupada y chupada, el viejo Antonio va hilando la historia:

'El león es fuerte porque los otros animales son débiles. El león come la carne de otros porque los otros se dejan comer. El león no mata con las garras o con los colmillos. El león mata mirando. Primero se acerca despacio… En silencio, porque tiene nubes en las patas y le matan el ruido. Después salta y le da un revolcón a su víctima, un manotazo que tira, más que por la fuerza, por la sorpresa.

Después la queda viendo. La mira a su presa. Así… (y el viejo Antonio arruga el entrecejo y me clava los ojos negros). El pobre animalito que va a morir se queda viendo nomás, mira al león que lo mira. El animalito ya no se ve el mismo, mira lo que el león mira, mira la imagen del animalito en la mirada del león, mira que, en su mirarlo del león, es pequeño y débil. El animalito ni se pensaba si es pequeño y débil, era pues un animalito, ni grande ni pequeño, ni fuerte ni débil. Pero ahora mira en el mirarlo del león, mira el miedo. Y, mirando que lo miran, el animalito se convence, él solo, de que es pequeño y débil. Y, en el miedo que mira que lo mira el león, tiene miedo. Y entonces el animalito ya no mira nada, se le entumen los huesos así como cuando nos agarra el agua en la montaña, en la noche, en el frío. Y entonces el animalito se rinde así nomás, se deja, y el león se lo zampa sin pena. Así mata el león. Mata mirando. Pero hay un animalito que no hace así, que cuando lo tapa al león no le hace caso y se sigue como si nada, y si el león lo manotea, él contesta con un zarpazo de sus manitas, que son chiquitas pero duele la sangre que sacan. Y este animalito no se deja del león porque no mira que lo miran… es ciego. Topos les dicen a esos animalitos'.

Parece que el viejo Antonio acabó de hablar. Yo aventuro un 'sí, pero…'. El viejo Antonio no me deja continuar, sigue contando la historia mientras se forja otro cigarrillo. Lo hace lentamente, volteando a verme cada tanto para ver si estoy poniendo atención.

'El topo se quedó ciego porque, en lugar de ver hacia fuera, se puso a mirarse el corazón, se trincó en mirar para dentro. Y nadie sabe por qué llegó en su cabeza del topo eso de mirarse para dentro. Y ahí está de necio el topo en mirarse el corazón y entonces no se preocupa de fuertes o débiles, de grandes o pequeños, porque el corazón es el corazón y no se mide como se miden las cosas y los animales. Y eso de mirarse para dentro sólo lo podían hacer los dioses y entonces los dioses lo castigaron al topo y ya no lo dejaron mirar pa’fuera y además lo condenaron a vivir y caminar bajo tierra. Y por eso el topo vive abajo de la tierra, porque lo castigaron los dioses. Y el topo ni pena tuvo porque siguió mirándose por dentro. Y por eso el topo no le tiene miedo al león. Y tampoco le tiene miedo al león el hombre que sabe mirarse el corazón.

Porque el hombre que sabe mirarse el corazón no ve la fuerza del león, ve la fuerza de su corazón y entonces lo mira al león y el león lo mira que lo mira el hombre y el león mira, en el mirarlo del hombre que es sólo un león y el león se mira que lo miran y tiene miedo y se corre'.

'¿Y usted se miró el corazón para matar a este león?', interrumpo. Él contesta. '¿Yo? N’ombre, yo miré la puntería de la chimba y el ojo del león y ahí nomás disparé… del corazón ni me acordé…' Yo me rasco la cabeza como, según aprendí, hacen aquí cada que no entienden algo.

El viejo Antonio se incorpora lentamente, toma la piel y la examina con detenimiento. Después la enrolla y me la entrega. 'Toma', me dice. 'Te la regalo para que nunca olvides que al león y al miedo se les mata sabiendo a dónde mirar…' El viejo Antonio da media vuelta y se mete a su champa. En el lenguaje del viejo Antonio eso quiere decir 'Ya acabé. Adiós'. Yo metí en una bolsa de nylon la piel del león y me fui…"



A la pregunta de un periodista sobre qué problemas veía en Occidente, un médico tibetano contestaba:

- El miedo. El miedo es el asesino del corazón humano. Porque con miedo es imposible ser feliz, y hacer felices a los otros.

- ¿Cómo afrontar el miedo?

- Con aceptación. Porque el miedo es sólo resistencia ante lo desconocido.



El miedo manda, que decía Galeano. Y nos toca desplegar el pensamiento crítico y mirar con perspectiva para salir de él, para dejar de ser ese conejito de Indias que se queda acurrucado dentro de su jaula, aunque le hayan dejado la puerta abierta.

Vencer el miedo. O ser capaces de encararlo. O enfrentarnos a él. O superarlo. O no lo que a cada uno le toque. Ahí lo dejo.

 


“Miedo a ver un coche de la policía acercarse a mi puerta.
Miedo a dormirme por la noche.
Miedo a no dormirme.
Miedo al pasado resucitando.
Miedo al presente echando a volar.
Miedo al teléfono que suena en la quietud de la noche.
Miedo a las tormentas eléctricas.
¡Miedo a la limpiadora que tiene una mancha en la mejilla!
Miedo a los perros que me han dicho que no muerden.
Miedo a la ansiedad.
Miedo a tener que identificar el cuerpo de un amigo muerto.
Miedo a quedarme sin dinero.
Miedo a tener demasiado, aunque la gente no creerá esto.
Miedo a los perfiles psicológicos.
Miedo a llegar tarde y miedo a llegar antes que nadie.
Miedo a la letra de mis hijos en los sobres.
Miedo a que mueran antes que yo y me sienta culpable.
Miedo a tener que vivir con mi madre cuando ella sea vieja, y yo también.
Miedo a la confusión.
Miedo a que este día acabe con una nota infeliz.
Miedo a llegar y encontrarme con que te has ido.
Miedo a no amar y miedo a no amar lo suficiente.
Miedo de que lo que yo amo resulte letal para los que amo.
Miedo a la muerte.
Miedo a vivir demasiado.
Miedo a la muerte.

Ya he dicho eso.


(Poema Miedo, de Raymond Carver)

Añadir nuevo comentario