10
Dic.
2014
0
com.

El buen morir

el buen morir

El beso de la muerte, de Joan Fontbernat. En el cementerio de Poblenou, Barcelona.


La vida debe ser comprendida hacia atrás, pero debe ser vivida hacia delante”, decía Kierkegaard. Si avanzamos hacia delante, lo que encontraremos al final, le pese a quien le pese, es la muerte.

Sabemos que hacia allá nos encaminamos todos y que llegar a ese destino es inevitable. Nos preparamos a conciencia para alcanzar metas mucho más asequibles (un puesto de trabajo, unas vacaciones,...) y sin embargo, tendemos a querer zafarnos de la que será nuestra morada segura, llegando a ella muchos de nosotros sin nada o con muy poco resuelto.

Éste es un asunto me importa muchísimo y que elijo vivir conscientemente, dentro de mis capacidades. En parte para mí significa tener a la muerte muy presente. Sin dramatismos ni miedos, más bien con naturalidad y apertura, no sólo mental sino también de corazón. Simplemente porque entiendo que mi vida será así una mejor vida y que llegaré a la muerte en paz, serena y respetuosa. ¡O ésa es al menos mi inspiración!

A veces me siento un bicho raro por los temas que me interesan y las posturas que mantengo ante ciertas realidades, siendo ésta de la muerte una de ellas. ¿A quién le gusta hablar de la muerte mientras se toma una cerveza, un café o dando un paseo por la playa? A mí sí. Y sé que no estoy sola y que somos muchas las personas que queremos vivir desde esta conciencia.

Uno de ellos es mi querido amigo Miguel Ángel Serrano Luque, que junto a un grupo de compañeros afines fundaron el pasado verano en Córdoba (España) la asociación tanatológica ‘La muerte dulce’.Traigo hoy al blog la voz de Miguel para compartir con vosotros un asunto que nos compete a todos y que a nosotros dos nos interesa especialmente.


¿Qué es 'La muerte dulce', Miguel?
Es una Asociación de carácter laico y sin ánimo de lucro, que entiende el proceso de morir como un paso natural e ineludible por el que todo ser humano tendrá que pasar y que pretende sensibilizar, debatir y humanizar el proceso de morir. El colectivo comenzó a funcionar en junio de 2014 y se ha estructurado en torno a cuatro áreas: formación, sensibilización, comunicación y acompañamiento.


¿Qué pretendéis lograr con la creación y desarrollo de este colectivo?
Entre otros cosas me gustaría resaltar que como la muerte es hoy, en nuestra sociedad, un tabú que es necesario desmitificar, uno de nuestros objetivos se centra en reflexionar sobre la necesidad de tomar conciencia de la transitoriedad de la vida, el cambio permanente y  la muerte como expresión de esto, todo ello puede ayudarnos a vivir una vida más plena y libre de miedos, llegando a ese momento final de una manera más consciente y serena.


¿Quiénes sois los generadores de esta iniciativa?
Somos un grupo de unas veinticinco personas de diferentes procedencias a las que nos nace la idea 'desde el corazón',  desde un sentir, desde la esencia de nuestro ser con la intención dar una respuesta a un sueño y a una necesidad: la creación de un espacio que ayude a la sociedad a afrontar el tema de la muerte como algo natural, dándole la misma importancia que al nacimiento e integrándola en nuestra vida, por ello queremos dignificar la muerte y llenarla de amor y aceptación.


¿Qué ofrece 'La muerte dulce'? ¿Quiénes pueden beneficiarse de lo que hacéis y cómo?
'La muerte dulce' ofrece:
Un espacio de reflexión, debate, formación y sensibilización sobre el tema de la muerte.
La creación de una red de apoyo ciudadana de acompañamiento a personas en tránsito a la muerte, y a los familiares que necesiten ser acompañados en este proceso de duelo.
Información y asesoramiento sobre aspectos legales y prácticos para que cada persona pueda elegir libremente el modo en que quiere hacer frente al final de su vida.

A la asociación puede dirigirse:
Cualquier persona interesada en esta temática y en colaborar con nosotros.
Personas en tránsito a la muerte que necesiten apoyo y acompañamiento.
Personas en proceso de duelo por una muerte.



¿Cuál es vuestra visión de la muerte y cómo entendéis que es saludable gestionarla en vida?
La muerte en nuestro grupo es interpretada y vivida de diversas formas según cada persona en función de sus creencias (cosmovisiones sagradas) o de sus convicciones (cosmovisiones profanas). Somos un colectivo en el que reina la pluralidad y la diversidad. En lo relativo a cómo gestionar saludablemente la muerte en la vida me gustaría indicar que una de las formas es dándole espacio a la muerte, de esta manera se le da valor a la vida, es decir, naturalizando el hecho de morir y tomando conciencia de que tiene la misma importancia que nuestro nacimiento. Así podemos conseguir una de las vías para prepararnos para este acontecimiento tan significativo.


¿Qué os inspira u os mueve como colectivo?
Son muchísimas cosas las que nos inspiran pero me gustaría destacar que uno de los motores principales para que haya surgido esta idea es que en Córdoba no había un grupo organizado que aunara todo lo relacionado con la tanatología, sólo personas que a título individual estaban haciendo algo por este tema o colectivos muy valiosos, aunque solamente enfocados en temas muy específicos acerca de la muerte.  De esta forma, pensamos que se puede llegar con más fuerza a más gente y a más sitios.


La muerte, para muchos, tiene una relación directa con la espiritualidad o incluso con la religiosidad. ¿Cómo la enfocáis vosotros?
Es cierto que como grupo nos definimos como laico aunque al ser un colectivo de carácter plural y donde se respetan todas las ideologías, religiones, identidades sexuales, creencias, conciencias, derechos y libertades individuales, en el proceso de morir de una persona eso genera una tolerancia a la diversidad en la forma de concebir tanto la espiritualidad como la religiosidad que nos enriquece y beneficia, ya que la sociedad es también heterogénea en estos sentires. Tenemos claro que trabajamos por lo que nos une que son los valores. Como ejemplo decirte que en 'La muerte dulce' hay personas católicas, budistas, ateas, agnósticas, etc.


¿Cómo podemos seguiros o estar al tanto de vuestros movimientos?
Al ser un colectivo con tan solo seis meses de vida aún nos falta potenciar el área de comunicación con herramientas como un blog y un perfil en Facebook que favorezcan la difusión de nuestros objetivos. Se está trabajando en este sentido, por ello, y de momento, las personas que nos quieran seguir pueden hacerlo mandando un correo electrónico a lamuertedulcetanatologia@gmail.com


¿Qué es lo siguiente que tenéis preparado?
La semana pasada dimos una charla tanatológica en la Escuela de Pacientes del Centro Autogestionado Rey Heredia de Córdoba y hasta fin de año no tenemos nada fijado. Ya en el 2015 tenemos cerradas varias actividades:

En el Centro de Psicoterapia Alma de Córdoba habrá una Conferencia-coloquio el día 9 de enero que dará una compañera del colectivo que se llamará: “Morir sin miedo. La ley natural de la impermanencia".

Participaremos con una ponencia llamada "La muerte: Un tabú social y educativo". en el próximo Congreso de la Unesco de Málaga los días 5 y 6 marzo, que este año tocará el tema de la Tanatología y donde también participará entre otras entidades la organización CUDECA.

El próximo año además habrá un proceso de formación en nuestro colectivo que se abrirá a toda persona interesada y que será impartido por profesionales de la tanatología.



Me gustaría pedirte que compartas con nosotros alguna de tus recomendaciones de cabecera: películas, libros, autores...
Me encantaría recomendaros una elección por cada categoría:

- Cortometraje La muerte y la Dama. España. Director, Javier Recio Gracia (2009)

- Película Despedidas. Japón. Director Yogiro Takita (2008)

- Libro: El viaje definitivo. Autor: Stanislav Grof (2007)

- Esculturas: El beso de la Muerte. España, de Joan Fontbernat (encabezando este artículo)

- Pinturas: Sueño de una tarde de domingo en la Alameda. México. Autor: Diego Rivera

- Poemas: La muerte no es una mujer. Nicaragua. Ana Ilce Gómez (abajo lo podéis leer)

- Canciones: Moving on, del grupo británico James. Album: La Petit Mort



Gracias a Miguel por su tiempo y su entrega, por vivir en la conciencia y por ser parte de una iniciativa que también ahonda en ese camino.

No tengo miedo a la muerte, pero tampoco tengo prisa por morir. Tengo mucho que hacer primero”, le he leído a Stephen Hawking. Pues justo eso. Y parafraseando a otro genio, digo que cuando la muerte llegue, me encuentre preparada.

 



"La muerte no es una mujer
con el cráneo pelado y una corva guadaña
entre las manos.
La muerte es un hombre que galopa
entre las noches que columpia el insomnio.
Es un varón disfrazado de oscura damisela.
Tiene unas rosas en las manos
y un cordel para colmar el cuello.
Alguien un día dibujó a la muerte
con rostro de doncella. Pero ella es él,
pálido, abyecto,
que en la noche se llega hasta mi sueño
y como un perro fiel
me hace aspirar su aliento de témpano
y misterio
y con fría insistencia se me acerca                               
y me lame los pies."


Poema La muerte no es una mujer, de Ana Ilce Gómez

Añadir nuevo comentario